Berta

Ayer nació una niña. No parece que ésta sea una gran noticia. Cada segundo nacen en el mundo 3 niños, unos 260.000 al día. ¿Qué tiene de especial esta niña?, pues que es mi nieta.

No es pasión de abuelo. Cada niño es único, una pieza única de la Creación, objeto del amor personal  de Dios, que, desde la eternidad, cuenta con esa persona y tiene planes concretos para ella.  Aún es un proyecto por hacer. Los demás  seres vivos nacen hechos, sin capacidad de autoperfeccionarse; las personas, en cambio, han de desarrollar  sus capacidades  en el ejercicio de su libertad, no están predeterminadas.  De ahí la importancia de los que la rodean, de sus padres –en primer lugar- y de su entorno, para ayudarla en esa tarea permanente.

Tiene una misión personal e intransferible, está llamada a colaborar en la Creación con su trabajo, espectacular o poco brillante, en apariencia. Es titular de derechos que han nacido con ella, por su condición de persona, no se los otorga el Estado. ¡Es alguien muy importante!

Y como ella, todos los que nacerán hoy, y mañana y el día siguiente…

Hasta que el pueblo las canta, las coplas, coplas no son, decía Manuel Machado. Es el pueblo, sabio, el que pone en boca de un padre:
Mi niña Lola, mientras que viva tu padre no estás en el mundo sola”.

Estás de suerte Berta, porque tu padre y tu madre, siempre vivirán contigo. Primero  aquí y luego en el Cielo, por la eternidad, seguirán siendo tus padres y queriéndote. ¡Tú  nunca estarás sola!

Ahora duerme tranquila, que tus padres sueñan velando tu sueño.

  1. Joaquin Bauzano Poley

    Berta es como un tierno sueño estando despierto,una curiosa mirada que encierra la sonrisa de Dios. Nacida del amor imana ternura, de esa ternura que cambia la vida que te hace sentir el placer de ser mayor ,de haber vivido,de ser joven, de tener una nueva ilusión.
    Naturalmente “el otro abuelo”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.