300 Palabras

                Un reciente estudio asegura que los participantes en los programas de televisión mal llamados del corazón, en los que se grita, se insulta y sacan a relucir todo topo de trapos sucios,  reales o inventados,  hacen un uso muy limitado y pobre del idioma español. Su vocabulario no pasa de las trescientas palabras y su capacidad para encadenar frases es también bastante deficiente.

            Con tan pobres herramientas es imposible que los participantes puedan expresar ideas, todo lo más sensaciones y aún éstas muy simples y sin matizaciones. Quiere esto decir que no son personas en el sentido amplio del término sino personajes a medio hacer a los que se expone al espectáculo público para servir de entretenimiento, mostrando las patologías del ser humano encarnadas en personas de buena apariencia física; pero muy limitadas intelectualmente.

        La justificación de todo esto siempre está en la audiencia. Hay que intentar acaparar audiencia y batir a las otras emisoras, lo que no deja de ser una estrategia a muy corto plazo.  Elegida la vía del escándalo sólo cabe buscar cada día uno más estridente o morboso que el anterior, para aumentar audiencia. Pasa como con la droga: se necesitan dosis cada vez mayores para producir el mismo efecto hasta que al final ésta no produce ningún placer; pero es necesario seguir consumiendo, compulsivamente, sencillamente para seguir malviviendo.

       Al exponer estas ideas estoy hablando de antropología. Una de las trampas dialécticas más comunes  es confundir, o tratar de que los demás identifiquen, antropología con religión. Una cosa es el conocimiento y estudio de la persona, como ser racional y libre, y otra es la ampliación de esa idea, que se puede conocer por la razón, con la nueva dimensión que le aporta la fe a quien la tenga.

       El problema es que, a veces, en el afán por desterrar cualquier referencia a una cultura religiosa se arrasa también con el concepto de persona, desde una perspectiva antropológica. A partir de aquí quiebra todo: persona, familia, empresa y  sociedad. Sólo nos queda la manada, en la que no cabe la reflexión, simplemente seguir a los demás, aunque sea al precipicio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.