Patriotismo

Reconozco que puede incluso resultar chocante hablar de patriotismo a estas alturas. El término parece que se ha convertido en exclusivo de la ultraderecha radical o de nacionalistas exacerbados. Pero hay que devolver a las palabras su verdadero sentido. El patriotismo es una virtud moral que reconoce lo que la patria me ha dado y me lleva a asumir, reforzar y defender el conjunto de valores que representa.

La persona es dialógica, se realiza y perfecciona en sociedad, en su relación con los demás, empezando por la familia y su entorno inmediato (pueblo, región, …). La patria es el entorno en el que el ser humano nace y del que recibe la lengua, tradición, cultura, valores a partir de los que va configurando y desarrollando libremente su personalidad.
No hablo de un patriotismo cateto y “mejormundista” (“lo mío es lo mejor del mundo”); ni tampoco entendido como un absoluto jurídico-político, lo que genera un nacionalismo excluyente. Urge recuperar y profundizar las raíces culturales propias, en nuestro caso las de la cultura europea, para –desde esa seguridad- abrirse al mundo.

Si la economía es la manifestación de un modelo cultural (decía Schumpeter que “la historia de la economía es la historia de la cultura”), desde un relativismo empobrecedor que se empeña en diluir la patria, las raíces culturales que construyen e identifican a los individuos, difícilmente puede desarrollarse un modelo económico sólido y que genere realmente riqueza. Quizá la clave de la crisis actual, que supera el espacio económico, es la tendencia a la anulación de la dignidad de la persona. Una tendencia que viene de muy atrás en el tiempo. Es poco efectivo tratar de superarla atendiendo sólo a remediar los síntomas si no se atacan las causas, y ése ataque pasa por reforzar modelos culturales acordes con la realidad de la persona y su dignidad. Fomentar el patriotismo no es pues una opción política, sino una necesidad de la persona.

  1. Beatriz

    Es una pena que aquí en España lo único que no copiemos de los yankies sea su patriotismo. Es habitual ver gente en nuestras calles luciendo las banderas de otros paises en cualquier prenda, banderas de paises como EEUU o inglaterra pero a pocos se les ocurre lucir la nuestra por miedo a ser tachados de fachas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.